Visita al Zoo

Aprovechando que ayer, 16 de mayo, era festivo en Móstoles decidimos ir a visitar el Zoo Aquarium de Madrid y así poder ver a De De y Po las crías de oso panda gigante, que nacieron en septiembre, mientras sigan siendo bebes.

Crías de oso panda

De De y Po en el Zoo de Madrid.

Que deciros, dos bolitas de pelo que andaban torpemente por los arboles que tenían en su hábitat, ¡para llevártelos a casa!. Me sorprendió el color, que no es blanco, si no más bien beige o amarillento. Los padres estaban en el siguiente hábitat dormitando en lo alto de un árbol.
Después fuimos a ver el espectáculo del delfinario con delfines de la especie delfín mular. Espectaculares saltos y acrobacias de los delfines y sus cuidadoras.

Exhibición de delfines

Exhibición de delfines.

También vimos la exhibición de vuelo de aves rapaces y la de leones marinos, sin duda, la más divertida. Simón, un león marino de California, que le toma el pelo a su cuidadora, ella muy simpática y él muy gracioso. Os gustará.
Al lado de la exhibición de los mamíferos marinos están los pingüinos de Jackass, de origen africano, que se revolucionaron cuando llego su cuidador a recoger unas gafas que se le habían caído a uno de los visitantes.
Durante el paseo pudimos ver numerosos patos (sobretodo, ánade azulón), muchas cigüeñas que tenían sus nido en las copas de los arboles, cisnes y un pavo real que andaba por el parque todo lo tranquilo que le permitían los niños.

Pavo real

Pavo real paseando por el Zoo de Madrid.

Los leones estaban en la sombra durmiendo, las jirafas comiéndose la hierba del seto que tenían alrededor. Los camellos muy feos porque estaban cambiando el pelo que les sale en invierno, necesitaban un esquilado. Los monos papion, tan escandalosos como siempre, había varias crías muy pequeñitas y era curioso ver como se quitan los parásitos unos a otros. El tigre de Siberia me pareció enorme, estaba paseando por su hábitat, creo que buscando comida. No os perdáis la zona de los gorilas, tienen una cría que nació en diciembre y todavía no tiene nombre, es curioso verla seguir a su madre a todas partes.
Al lado del delfinario tenían una piscina con unas bolas de plástico trasparente para intentar caminar sobre el agua, llamado Aquaball. David no se pudo resistir a probarlo, parece que es más difícil de lo que aparenta, eso sí, divertido si que es.

Aqua Ball

Caminar sobre el agua no es tan fácil.

Un placer visitar el Zoo, una pena que no hubiera más restaurantes abiertos y que te cobren 0.60 € por el plano de las instalaciones son las únicas pegas que puedo decir.

Anuncios

4 responses to “Visita al Zoo

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: