adidas y Puma

El otro día viendo “Madrileños por el mundo”, una madrileña contaba desde Dusseldorf (Alemania) la historia de los fundadores de las compañías adidas y Puma, una historia curiosa, turbulenta, competitiva y en absoluto fraternal.

Adolf y Rudolf Dassler eran dos hermanos que por 1924 fundaron la empresa “Gerbüder Dassler Schuhfabrik” que se dedicaban a confeccionar zapatillas y pantuflas. Era un calzado bien manufacturado, de resistencia extrema y con materiales de gran calidad.
El entrenador del equipo alemán de atletismo, Josef Waitzer, se interesó por el calzado y los dos hermanos consiguieron que sus zapatillas se usaran los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. El atleta de color Jesse Owens fue el gran triunfador en esas Olimpiadas gracias a unas zapatillas de clavos obra de los Hermanos Dassler, con lo que la compañía consiguió el reconocimiento mundial.

Hermanos Dassler

Rudolf Dassler y Adi Dassler

Adolf (Adi) era el artista introvertido, quien diseñaba el calzado y Rudolf ejercía de extrovertido relaciones públicas. Sus desavenencias en la forma de ver la vida y llevar la empresa les llevaron a diversos enfrentamientos que se recrudecieron durante la II Guerra Mundial. Adi se quedo en Alemania a cargo de la fábrica, mientras Rudolf se unió a las tropas nazis. Al finalizar la guerra, los aliados celebraron un juicio para valorar su nivel de compromiso con el nazismo y a Adi se le permitió continuar con el control de la empresa, mientras Rudolf tuvo que emigrar con su familia y empezar de cero en una pequeña fábrica en Würzburgerstrasse.

Adidas-Puma

Rudolf Dassler fundó en 1948 la marca de calzado deportivo Puma. Un año después, Adolf Dassler registró la compañía adidas, para hacerle la competencia. Fundió en un solo nombre su diminutivo y el comienzo de su apellido (Adi Das_sler).
Ambas familias y sus herederos se embarcaron en una competición personal y profesional que les llevó a establecer las bases del marketing moderno, les costó mucho dinero a ambos la escalada de primas que pagaban por que los mejores jugadores y equipos llevaran su material deportivo.
También fueron los primeros en conseguir que las multinacionales invirtieran en acontecimientos deportivos y consiguieron adaptar sus diseños deportivos para la ropa de calle.

La periodista holandesa Barbara Smit ha rebuscado en archivos de guerra y ha recorrido varios continentes para escribir Hermanos de sangre (LID Editorial). El libro reconstruye la historia de esta saga alemana que llevó a sus empresas a la cima movida por el odio. Relatando como crearon dos imperios de calzado deportivo y patrocinaron a las mejores estrellas del siglo XX.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: