Dexter, revisión séptima temporada

ATENCIÓN SPOILER. Esta entrada puede contener información que quizás desconozcas si no has visto completa la séptima temporada.

Acaba de terminar en Fox Crime la séptima temporada de Dexter y de nuevo me dejan con la boca abierta, quien iba decir hace solo 12 episodios, cuando vimos a Debra sorprender a su hermano en plena faena preguntándole “¿eres…?” que la historia nos iba a llevar hasta donde estamos ahora.

Dexter, séptima temporada

Después de unas temporadas donde parecía que la formula se desgastaba y que las tramas no estaban a la altura de la primera y segunda temporada, sin duda ninguna las mejores, los guionistas se han puesto las pilas y nos están preparando para un final que servirá para dejar a mi querido Dexter en el lugar que merece, no tengo la menor duda.

Dexter, séptima temporada

Increíble la evolución de Debra desde los primeros episodios de la serie, como ha cambiado aquella policía mal hablada y descarada a la que hemos visto madurar y ganar protagonismo capítulo a capítulo. Sigue igual de mal hablada, pero estos últimos episodios nos han hecho preguntarnos que ha sido de la impulsiva y fiel defensora de la justicia. Hemos visto como sus valores y creencias se han ido flexibilizando y adaptando a las circunstancias, marcada por el profundo amor por su hermano y debatiéndose entre lo que debe hacer y lo que ella realmente quiere. Lo que marco un punto de no retorno en su actitud fue aquella llamada a media noche pidiendo a Dexter que hiciera con Hannah McKay lo que él hace, lo que ella no sabia es que Dexter, en ese momento, estaba compartiendo almohada con Hannah.

Dexter, séptima temporada

Esta ha sido una temporada con varias tramas e historias de más o menos importancia, donde todo ha girado en torno a la relación de Dexter y su hermana. Afortunadamente, la confesión que hizo Debra a su psicóloga en la temporada anterior, no ha tenido mucho peso, no me hubiera gustado que la historia fuera por ese camino. Se han centrado en como Debra ha intentado gestionar y corregir lo que sabe de su hermano, una vez superada la sorpresa y el rechazo inicial, intentó controlar su “oscuro pasajero”, sometiéndole a un control absoluto donde vimos como Dexter puso de su parte para cambiar y dejarlo atrás, pero no es fácil y ha tenido que asumir que esa “necesidad” de su hermano no va a desaparecer.

Dexter y Debra Morgan

Por mucho que Dexter ha intentado que todo esto no afecte a su hermana, ni a su carrera y que no traicione los principios que les inculcó su padre, estando dispuesto incluso a saltarse el “código” para que su hermana no se viera implicada, los acontecimientos les han llevado a esa secuencia final en el muelle, que ha destruido todo en lo que ella creía y la ha convertido en lo que más odia. Un final bestial, con los fuegos artificiales de fondo dando la bienvenida al 2013, Debra con la mirada perdida, como una niña pequeña, de la mano de su hermano que se abre paso entre la gente en la fiesta de Batista, mientras podemos oirle reflexionar con su poderosa voz en off :

– Todos creamos reglas para nosotros mismos, unas reglas que nos ayudan a definir quiénes somos. Pero cuando rompemos esas reglas, nos arriesgamos a perdernos y convertirnos en alguien desconocido.
¿Quién es Deb ahora? ¿Quién soy yo?
¿Es esto un nuevo comienzo? ¿O el principio del fin?

Isaak Sirko y Dexter Morgan

Me gusta mucho como los guionistas añaden tramas y personajes que van cogiendo protagonismo poco a poco, hasta que se convierten en una parte importante del guion, integrándose perfectamente y siendo necesarias para la evolución de los personajes. Eso ha pasado con el personaje de Isaak Sirko (Ray Stevenson), un capo de la hermandad Koshka, que llego para vengarse del asesinato de uno de los suyos, pero cuando descubrimos que su motivación es personal pues Dexter mató a su amante, el duro mafioso pasa a ser un hombre dolido y solitario que encuentra en su relación con Dexter algo parecido a un amigo. Los juegos del gato y el ratón entre ambos nos han dejado grandes momentos en la serie, incluida la muerte de Louis Greene, el becario de Machuka.

Hannah McKay y Dexter Morgan

Otro personaje que llegó para quedarse es el de Hannah McKay, esa dulce y sexy florista, asesina en serie en su adolescencia y rehabilitada a ojos de la sociedad. Hannah, interpretada por la bella Yvonne Strahovski, ha visto en Dexter eso que él tanto oculta y le ha gustado, la química derrochada por ambos nos ha dejado una tórrida escena en la mesa de sacrificios y una relación entre ambos que parece ser amor, de lo que no cabe duda es que son almas gemelas. Pero Hannah ha cruzado una línea que Dexter no ha podido pasar por alto, su enfrentamiento con Debra y eso les ha pasado factura. Creo que veremos de nuevo a Hannah en la última temporada, lo que no sé es si será amiga o enemiga, habrá que esperar.

Hannah McKay y Debra Morgan

En cuanto a los personajes que ya conocíamos, destaca la capitana María LaGuerta que con la excusa de limpiar el nombre del sargento Doakes, ha encontrado una nueva motivación para sacar de sus casillas a la familia Morgan. No tuvimos buenas vibraciones cuando la vimos encontrar el porta con sangre en la iglesia y tras una lenta, pero segura, investigación ha llegado a la conclusión de que el “Carnicero de la Bahía” sigue vivo y es Dexter, consiguiendo así exculpar a Doakes y, de paso, una nueva victoria sobre Debra. Pero nuestro analista de sangre no podía dejarse atrapar de esta manera y una serie de trampas sucesivas y recíprocas, pusieron a prueba la destreza de Dexter, dejándonos secuencias memorables como la de su detención y el interrogatorio para hacer una nueva pirueta y darle la vuelta a todo, hasta el fatal y sorprendente desenlace.

María LaGuerta y Debra Morgan

Quinn después de un extraño romance con una stripper, termina la temporada como termino la anterior, el viejo y patético Quinn de siempre, cada día más delgado. ¿Vendrá Debra al rescate?, de nuevo.
Para Ángel Batista han buscado una salida rara, como mínimo, va ha jubilarse y ha comprado un restaurante donde invertir su retiro. No parece tener mucho sentido en esta serie, así que me hace pensar que será un nuevo escenario para la próxima temporada y que tanto Batista como Quinn tendrán algún tipo de participación en el desenlace final, como lo ha tenido últimamente el jefe Matthews.

Dexter, Debra y Batista

Al final, Dexter si va ha tener sentimientos, no solo por su relación con Hannah, que si creo que es amor, o su lealtad a Debra o su faceta como padre. Si no el hecho de que, por primera vez, se haya planteado que su “oscuro pasajero” puede ser una justificación para no asumir la responsabilidad de sus actos. Veremos que nos deparan los últimos doce episodios, que en EE.UU. está anunciados para junio, no me atrevo a dar un pronóstico, me gustaría que Dexter y Hannah por fin encuentren su Argentina y que Debra sepa, o pueda, vivir con ello. Pero no pinta bien para los hermanos Morgan, les va ha ser difícil salir indemnes de la muerte de LaGuerta, aunque, por otro lado, si alguien puede salir airoso es Dexter. Que le voy a hacer, me gusta Dexter.


5 responses to “Dexter, revisión séptima temporada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: