Bates Motel, revisión primera temporada

De todas las series que se han estrenado esta temporada (Agents of S.H.I.E.L.D., Sleepy Hollow…) con la que menos expectativas tenía era Bates Motel, aun así le dí una oportunidad, sentía curiosidad por ver como alguien se atrevía a mancillar el legado del maestro Hitchcock. La apuesta era arriesgada, los personajes creados para la literatura por Robert Bloch y llevados al cine en 1960 por Alfred Hitchcock, eran trasladados al siglo XXI y unos quince años antes de los acontecimientos de Psicosis. Una especie de precuela anacrónica que tenía todo a favor para no funcionar, pero que, sorprendentemente, funciona y muy bien, es entretenida, está bien ejecutada, tiene altas dosis de suspense y me ha tenido pegada a Canal TNT todos los martes desde su estreno. Diez episodios para la primera temporada y una segunda que ya está rodada y se estrenará en EE.UU. en marzo de 2014, espero que no se demore mucho en llegar a España.

Bates Motel

Lo primero a destacar de la serie es el aire retro y sesentero que tienen tanto la casa de los Bates, como el Motel y el propio Norman, pero se desarrolla en el siglo XXI, así que podemos ver como usan cualquier tipo de tecnología como teléfonos móviles, ordenadores, internet o conducen coches de alta gama. La combinación resulta rara y al principio choca, pero está realizada con soltura, sin forzar las cosas y sin querer imitar, dando como resultado que todo fluya con naturalidad y que nos traslade de una forma sutil a los años sesenta, sin dejar de ser actual.

Norma y Norman Bates

Otro motivo que hace tan fascinante esta serie es lo maravillosamente bien construidos que están los personajes, a Norman ya le conocíamos bastante bien, pero aquí tiene diecisiete años, su personalidad se está formando y resulta sumamente atractivo ir descubriendo como su mundo interior se va oscureciendo. Sus miedos, su ansiedad reprimida, sus pensamientos encontrados y sus posibles problemas mentales serán el centro de la serie. Genial la elección de Freddie Highmore para dar vida a Norman Bates, borda el papel mostrándose a ratos tierno e inocente y a ratos completamente perturbado. Norman se verá inmerso en un triángulo amoroso con dos chicas del instituto, la popular Bradley (Nicola Peltz) de la que se enamora y la frágil Emma (Olivia Cooke) que quiere formar parte de la vida de los Bates a toda costa. La relación de Norman con su madre, su complejo de Edípo y el no querer asumir que algo pasa nos dejará grandes momentos.

Bradley y Norman (Nicola Peltz y Freddie Highmore)

Con la madre de Norman los guionistas han tenido más libertad para crear el personaje ya que poco sabíamos de ella, más allá de la tóxica relación con su hijo y que este la guardaba en el sótano. La actuación de Vera Farmiga es sobresaliente como la madre protectora que quiere tener todo controlado, una actitud en principio normal, su marido acaba de morir, se han mudado de ciudad, está empezando con un nuevo negocio, sin embargo, pronto se dará cuenta que los habitantes de pueblo también guardan secretos que se escapan de su control.

Shelby y Norma (Mike Vogel y Vera Farmiga)

A partir de aquí puede haber más de un spoiler ya que ahora toca hablar de la trama, la serie arranca con madre e hijo llegando al pueblo de White Pine Bay (Oregón), el padre de Norman acaba de morir en un trágico accidente casero y Norma decide irse lejos y empezar de nuevo, usando el dinero del seguro para comprar un Motel que pretende llevar con ayuda de su hijo. Nada más llegar tendrán problemas con el antiguo propietario Keith Summers (W. Earl Brown) que no lleva muy bien que el banco embargase la propiedad, conocerán al sheriff Romero (Nestor Carbonell) y al ayudante Shelby (Mike Vogel) y conoceremos a Dylan (Max Thieriot), el hijo mayor de Norma y hermanastro de Norman que apenas conoce. A pesar de tener una mala relación con su madre se queda a vivir con ellos.

Dylan y Norman (Max Thieriot y Freddie Highmore)

Desde el principio la serie se llenó de todo tipo de subtramas, (esclavas sexuales, violadores, asesinatos, cultivo de marihuana, capos de la droga…) que llenaron la historia de intriga y expectación para ver como pensaban darle salida a tanto material, la verdad es que lo han conseguido, capítulo a capítulo han ido mostrando que nada, ni nadie, es lo que parece y que todo el mundo tiene algo que esconder. Que Norman es el eje de la serie es evidente, pero resulta curioso ver cómo van a hacer destacar la singular personalidad del muchacho en un pueblo donde todos son criminales, ni siquiera destaca en su familia, hemos visto a su hermanastro matar al ayudante del sheriff, a su madre a Summers y a él a su padre; bueno, tal y como acabó la temporada, parece que Norman se ha puesto por delante en el marcador con el tema de la profesora, pero prefiero no aventurar nada y esperar a la siguiente temporada, lo mismo, otra vez, las cosas no son como parecen.

Norman y su profesora

Yo no puedo evitar empatizar con Norman, será porque recuerdo la cara entusiasta de Freddie Highmore cuando Willy Wonka le regaló su fábrica de chocolate (Charlie y la fábrica de chocolate, 2005) o quizá porque Psicosis (1960) es una de mis películas preferidas de todos los tiempos. El caso es que, de momento, el personaje resulta fascinante y el pueblo una caja de sorpresas, me han hecho disfrutar mucho con esta reelaboración que no perturba la obra de Hitchcock ya que ha sabido encontrar su propio camino.


One response to “Bates Motel, revisión primera temporada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: