Deja sitio para el postre

Después de MasterChef en TV1 y Top Chef en Antena 3, sólo quedaba el grupo Mediaset por unirse a la moda de los talent show culinarios. La apuesta de Cuatro es Deja sitio para el postre, producida en colaboración con Magnolia TV, que añade a la ecuación la creciente moda por la repostería. Está presentado por Raquel Sánchez Silva, como Gran Juez ejerce el maestro Paco Torreblanca, y como jurados tres grandes reposteros Amanda Laporte, David Pallás y Sergi Vela. Ellos serán los encargados de elegir el mejor repostero amateur de España que ganará un premio de 30.000 € y un curso valorado en 15.000 €. La gran diferencia de esta propuesta es que aquí sí podremos aprender a realizar los distintos postres, ya que algunas recetas se mostraran durante el programa y están disponibles en la web para consultarlas en cualquier momento.

Deja sitio para el postre

Empezaron con un par de programas con los mejores momentos vividos en los castings, donde no vimos a nadie cocinar, pero si los vimos llegar con su postres en la mano caminado por la calle o viajando en metro, muy natural todo. Se presentaron más de 3.000 candidatos que aspiraban a convertirse en el mejor repostero amateur y nos mostraron los más curiosos, mucha reina del fondant que está tan de moda, mucha creación en chocolate, exóticas mezclas de sabores y postres caseros de esos que hacía la abuela, presentadas por todo tipo de personajes, como un alérgico al gluten, un hipster que llego patinando, una chica que hizo su postre con mímica, una repostera bloguera, unas gemelas que comparten pasión por los dulces, un chica marroquí con su característico pañuelo, cada uno con su tierna y emotiva historia personal, que lloraban o saltaban de alegría según fuera su suerte.

Los aspirantes a "Deja sitio para el postre"

De todos ellos seleccionaron a 30 para participar en la fase definitiva del casting: “La academia del gusto”, un campo de entrenamiento celebrado en el Complejo La Cigüeña, de donde salieron los 18 concursantes definitivos. Formaron tres equipos con uno de los jueces haciendo las veces de mentor y se enfrentaron a varias pruebas. En la primera, de carácter individual, les tocó separar claras de yemas y en la segunda montar las claras a mano para crear un merengue consistente. Los que sobrevivieron a ambas pruebas participaron por equipos en la tercera, hacer tres Roscones de Reyes para diversos comedores sociales de Mensajeros de la Paz, la asociación benéfica fundada por el Padre Ángel. En la prueba final recibieron una clase magistral de Paco Torreblanca, que les enseñó a preparar una Galette des Rois, una tarta tradicional francesa que se toma para festejar el comienzo del nuevo año, los aspirantes tuvieron que elaborar la suya propia a nivel individual.

Macaron gigante

Después de las pertinentes expulsiones, quedaron los 18 concursantes definitivos que, a lo largo de las diez semanas que durará la eliminatoria de Deja sitio para el postre, formaran parte del Obrador de Paco Torreblanca, donde participaran en distintas pruebas eliminatorias con retos creativos, pruebas de inmunidad y duelos cara a cara que irán decidiendo quien continúa en el programa y quien debe abandonar, aunque Paco Torreblanca siempre tendrá la última palabra y podrá repescar algún expulsado o al contrario, expulsar a algún concursante salvado cuando lo crea conveniente. En el primer programa tuvieron que preparar sus postres para el Gran Circo Americano, aprendimos cómo hacer un macaron gigante o una tarta tatín y dejó a Daniel Diéguez, el hipster que llegó al casting en patines y no quiso afeitarse la barba, como el primer expulsado. En el siguiente programa prepararon una tarta para la Gala de los 40 Principales, la clase magistral estuvo dedicada al caramelo isomalt y el expulsado fue Leo Socarrás, el bailarín cubano.

Sergi Vela, Amanda Laporte, Paco Torreblanca, Raquel Sánchez Silva y David Pallás

Lo mejor del programa es el montaje rápido y ágil y la gran Raquel Sánchez Silva, por supuesto, con su inagotable sonrisa. Lo peor, son estos nuevos jueces que, aparte de ser unos perfectos desconocidos para el gran público, no pueden competir en mala leche con Chicote, Pepe Rodríguez o Gordon Ramsay. De momento está teniendo unas audiencias discretas, en torno al millón trescientos mil espectadores, veremos si es suficiente para mantenerlo en la parrilla de Cuatro.


¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: