¿Cuándo un spoiler deja de ser spoiler?

La fecha de caducidad de un spoiler, si es que la tiene, es un tema ampliamente discutido en la red y es que siempre habrá alguien a quien le molesta que se cuente cierto detalle de una película o serie y también, siempre hay gente que habla abiertamente del argumento de una película sin importar destripar el final a su interlocutor.

Yo creo que con los spoiler, como con todo en la vida, hay que aplicar una regla de oro, que no es otra que el sentido común y pensar las cosas antes de decirlas. En internet lo tenemos fácil, yo que comento series habitualmente, suelo avisar al principio de la entrada si esta contiene spoilers, a elección del lector queda continuar o volver otro día cuando haya visto la serie. De todas formas, hay una serie de factores que es conveniente tener en cuenta:

Perdidos

1.- Lo primero y más importante, avisar a tu interlocutor. Si se trata de una conversación preguntarle si tiene intención de verla, si la respuesta es afirmativa, es evidente que debemos guardarnos los datos claves de la trama. Si se trata de un texto escrito, basta con párrafo avisando de la presencia de spoilers, así que os aviso, esta vez prometo NO poner spoliers.

2.- La fecha de estreno de la película. No es lo mismo hablar sobre el final de una película o serie que tiene unos 30 años, que hacerlo de una que todavía está en la cartelera o del último capítulo de la serie de moda. Normalmente, recibiremos menos quejas cuanto más tiempo haya pasado desde su estreno. Si se os escapa quien es el último en perder la cabeza en Juego de tronos, no os extrañe que algún amigo deje de hablaros, seguro que son más benévolos si habláis abiertamente del árbol genealógico de los Skywalker. El Imperio contraataca se estrenó en 1980, han pasado 34 años, aun así, quien quiera saber quién es el padre de Luke o sus hermanos, prefiero recomendarle que vea la saga.

¿Alguien os contó el final?

3.- La edad de tu interlocutor. Pobres criaturas, bastante tienen con ser adolescentes como para tener que aguantar que por todas partes les destripen los finales, ellos no tienen la culpa de haber nacido en los años 90. Además es una delicia ver su reacción cuando descubren que pasa cuando un Gremlins come después de medianoche. Yo disfruté mucho viendo El sexto sentido con mi hijo, ver su cara en las escenas finales no tiene precio.

4.- El éxito de la obra, o si está basada en hechos reales. Podemos entender que si alguien no sabe cómo termina Titanic, Avatar o E.T., el extraterrestre es porque no tiene ningún interés en verlas y porque el cine, en general, le resulta relativamente indiferente, no creo que se enfade si hablamos abiertamente del final. Lo mismo pasa con las películas y series basadas en hechos reales, sino sabes quién era Isabel I de Castilla, los Tudor, que pasó durante el viaje inaugural del Titanic o en la misión lunar del Apolo 13, quizá deberías cultivar un poco más tu cultura general. Por desgracia para los puristas, hay finales tan jodidamente buenos, que han pasado a formar parte de la cultura popular, como le sucede a El planeta de los simios.

Sospechosos habituales

5.- El peso del spoiler en la película. Si lo que vamos a contar es crucial y definitivo en el devenir de la trama, un giro sorprendente que nadie esperaba y que resulta ser lo que da valor a la película, debemos omitirlo, siempre, sin excepción, quien quiera saber quién es Keyser Sozé tiene que ver Sospechosos habituales. No es necesario dar excesivos detalles de Psicosis, Cadena de favores o Buried para recomendarlas, estas películas tienen suficientes atractivos sin necesidad de revelar el final.

6.- Las comedias también son susceptibles de ser spoileadas. Parece que los spoiler se reducen únicamente a los dramas y los thriller y, por el contrario, parece que no pasa nada si cuentas cualquier dato de una sitcom. Pues sí que pasa, un ejemplo muy reciente lo tenemos con el final de Cómo conocía vuestra madre y lo susceptibles que estaban los fans con el tema. Igualmente para el cine, la escena final de Juerga hasta el fin es la mejor de toda la película y merece la pena verla solo por disfrutar esos tres minutos memorables.

¿Spoliers?

7.- Los carteles promocionales, los tráiler, las promos en televisión y los títulos de las películas en español también contienen spoilers y, muchas veces, excesivos. Si alguien tenía dudas de si la familia protagonista de Lo imposible consegue reunirse, solo tiene que mirar el cartel promocional y verlos a todos abrazados. Nunca entendí porque en el tráiler de El lado bueno de las cosas aparecía el único beso que se dan Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, algo que además sucede al final de la película. De las promos en televisión prefiero no decir nada porque suelen ser un puro spoiler, y que me decís de títulos como Rosemary’s baby, ¿qué mente brillante pensó que era mejor titularlo La semilla del diablo?, pasó lo mismo con The astronaut’s wife que en España se estrenó como La cara del terror. Digo yo que es mucho mejor estar toda la película intrigado con saber qué diablos le pasa al bebe de Rosemary o a la mujer del astronauta, que estar ya predispuesto a ver al diablo o experimentar terror.

Creo que la conclusión es clara, todo spoiler molesta, en mayor o menor medida, nadie quiere que le estropeen el final de su serie favorita o que le cuenten la película que está a punto de ver, aunque, también es verdad que según pasa el tiempo, el tema se va volviendo más permisivo. Mi recomendación es que a no ser que te lo pidan expresamente, hay que evitar contar demasiado.


¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: