Bates Motel, revisión segunda temporada

ALERTA SPOILER: Si aún no has visto completa la segunda temporada de Bates Motel, te recomiendo que no sigas leyendo, ya que podrías conocer detalles de la trama antes de tiempo.

Completamente fascinada me tiene Bates Motel, una temporada más me ha hecho disfrutar muchísimo, Freddie Highmore sigue siendo perverso e inocente a partes iguales y ese viaje a su lado más oscuro está resultando ser muy emocionante. Las distintas tramas han estado mejor enlazadas entre sí que en la primera temporada dando al conjunto más consistencia y han vuelto a dejar muchas referencias y guiños a la película de Alfred Hitchcock, por si alguien se había olvidado de que va esto, como esa inquietante mirada de Norman a cámara en la última escena de la temporada.

Anthony Perkins y Freddie Highmore

La temporada empezaba con Badley (Nicola Peltz) matando a Gil, el responsable de la muerte de su padre, para después huir gracias a la ayuda de Dylan y Norman. Una huida que, me temo, está más relacionada con su participación en la última entrega de Transformers que con la propia trama de la serie y probablemente vuelva en próximas temporadas. La muerte de Gil desencadena una guerra entre los traficantes de droga locales, pues el nuevo jefe de Dylan (Max Thieriot), culpa a Nick Ford y a los suyos de la muerte y él no está en posición de pararlo aun sabiendo que no es el responsable. Zane (Michael Eckund) y su hermana Jodi (Kathleen Robertson) serán los nuevos jefes de Dylan, pero los dos tienen formas muy distintas comportarse y mientras Zane en impulsivo e inestable y no duda en quemar la casa del sheriff Romero para darle un escarmiento, Jodi es más cautelosa y pide a Dylan que vigile a su hermano.

Jodi y Dylan

Aunque Dylan estará desaparecido toda la parte central de la temporada, en uno de los primeros episodios aparece por el motel Caleb (Kenny Johnson), el hermano de Norma, ella lo rechaza, no quiere verlo ni que tenga contacto con sus hijos, lo que hará que Dylan se acerque a él, hablen y hasta le preste dinero. Norma por fin explica que su hermano abusaba de ella cuando era adolescente y que Dylan es su hijo, algo que deja al pobre Dylan (y a mi) conmocionado, le vimos más vulnerable que nunca y muy necesitado de cariño, de esa familia que nunca ha tenido. Pero Dylan reacciona como siempre, atacando, no cree a su madre y se marcha de la casa definitivamente para vivir con su “compañero” de trabajo. Norman acudirá al motel donde está alojado Caleb para pedirle que deje en paz a su madre y le veremos comportarse como si fuera ella, hablando en primera persona, como Norma, y atacando a su tío que consigue zafarse e irse del pueblo.

Christine y Norman

Esta temporada también nos ha servido para conocer un poco mejor White Pine Bay y comprobar que es un lugar normal, donde vive gente normal que trabaja, va al supermercado u organiza actividades como un musical amateur. Norma (Vera Farmiga) decide presentarse al casting del musical con Norman y esto le servirá para conocer a Christine (Rebecca Creskoff), una influyente vecina son la que simpatiza rápidamente y que la introduce en la sociedad de White Pine Bay. También conocerá a su hermano George (Michael Vartan) un abogado que la ayudará en momentos difíciles y con el que comenzará un relación. El proyecto de construir la carretera sigue adelante y Norma no sabe cómo pararlo, Christine la pone en contacto con Nick Ford (Michael O’Neill) que se ofrece a ayudarla y hasta la consigue un puesto en el Ayuntamiento, pero la ayuda de Ford no es altruista y en los episodios finales de la temporada veremos el precio de su generosidad, aunque de esto hablaremos luego.

George y Norma

Colaborar en el musical  servirá para que Norman conozca a Cody (Paloma Kwiatkowski), una chica descarada y rebelde con la que empieza a pasar tiempo y que, evidentemente, no es del agrado de su madre. Con Cody pasará tiempo pintando los decorados del musical, pero también harán escapadas al bosque, beberán cerveza y ella será la persona en ocuparse de Norman cuando vuelva a sufrir nuevos “bloqueos”. Cody está preocupada y como prometió a Norman no decirle nada a su madre se lo cuenta a Emma (Olivia Cooke), muy a sabiendas de que irá con el cuento a Norma, que no pudo escoger peor momento para contárselo que cuando Norman estaba examinándose del carnet de conducir, examen que se ve interrumpido por la madre. El cabreo de Norman es tan grande que acude a casa de Cody a pedir explicaciones y terminará enfrentándose al violento y borracho padre de Cody que termina rodando por las escaleras con fatales consecuencias.

Norman y Cody

En este punto volvimos a pasar por una investigación del sheriff Romero (Nestor Carbonell) que vuelve a ser superficial y cautelosa, no sabemos si el sheriff es prudente pues sabe que sus conciudadanos andan envueltos en turbios asuntos que es mejor no mover mucho o porque él tiene más que esconder que nadie. Ya vimos a Romero en la temporada anterior amañar pruebas e inventarse versiones alternativas de delitos y esta temporada volverá a hacerlo. La investigación determina que Norman actuó en defensa propia, quedando en libertad, mientras que Cody se tiene que ir a Indiana a vivir con su tía. Pero la ayudante del sheriff, por su cuenta, mete las pruebas de ADN de Norman en la base de datos de delitos y descubre que coincide con restos encontrados en la señorita Watson (Keegan Connor Tracy). La investigación de la muerte de Blair Watson, la profesora, se ha producido fuera de pantalla y están juzgando a un tipo que mantuvo relaciones sexuales con ella la noche que murió, el tipo es condenado pero Romero tiene remordimientos y quiere someter a Norman al polígrafo para asegurarse que no tiene nada que ver.

Norman y Norma Bates

Con todo esto llegamos a los episodios finales, Norman intuye que le pasa algo malo y que su madre lo sabe, pero cuando lo hablan ella no quiere explicárselo y discuten. Mientras Norma cena con George y pasan la noche juntos, los hombres de Nick Ford secuestran a Norman y le encierran en una especie de cajón, en el campo. Ford quiere que Dylan mate a Zane, le hace saber a Norma que si no cumple su hijo morirá. Desesperada acude a Dylan y le pide que haga lo que tenga que hacer, que ella le ayudara, pero tiene que salvar a su hermano. Dylan acude al refugio de Zane y le encuentra bien armado y protegido por un grupo de sicarios, así que prefiere no hacer nada. Vuelve a casa de Ford con la intención de buscar una solución, pero este no atiende sus peticiones, terminan peleando y con Ford muerto. Cuando Dylan está huyendo de la casa se cruza con Romero que ya estaba al tanto del secuestro de Norman, juntos vuelven a la casa y consiguen que uno de los hombres de Ford les diga donde tenían al muchacho y consiguen rescatarle.

Dylan y Zane

Romero obliga a Jodi a reunirse con su hermano con la excusa de hablar sobre el negocio, cuando los hermanos se encuentran Zane mata a Jodi y Romero a Zane, después le dice a Dylan la versión que tiene que contar sobre lo sucedido en casa de Ford y con los dos hermanos y le insinúa que ahora debe ser él quien se encargue de los negocios de ambos. Ya lo he dicho antes, Romero me tiene completamente desconcertada, por un lado le vemos queriendo hacer las cosas bien, pero por otro no tiene problemas en apañar escenarios de crímenes o manipular pruebas por “un bien mayor”, supongo que tenía más ganas que nadie en terminar con las dos familias de la droga que campaban a sus anchas por el pueblo y teniendo a Dylan al frente, el tema estará relativamente controlado, veremos que nos depara en el futuro.

Norman secuestrado

El secuestro de Norman supondrá un punto de inflexión para él y para su familia, pues su madre y su hermano se reconcilian. Los dos días que Norman está secuestrado, a parte de la incomodidad producida por los insectos y la lluvia, de pasar frío y hambre, tendrá tiempo para pensar, sobre todo en lo que paso con la señorita Watson, recordando que mantuvo relaciones sexuales con ella y que después la mató. Cuando se lo cuenta a su madre, ella no quiere hablar del tema y le pide que lo olvide. Norman está asustado, no le gusta la persona en la que está convirtiendo, ahora sabe lo que hace cuando tiene los “bloqueos”, que él mató a su padre y por nada del mundo quiere hacer daño a su madre, así que hace una lista de tareas pendiente, ordena su cuarto, termina de disecar un pajarito para su madre, se lo deja con una nota de despedida y huye al bosque con una pistola. Norma consigue detenerle, hablan y asistimos a una conmovedora escena de declaración de amor mutuo y Norma confesando que tienen que estar juntos, pues si él muere ella moriría también.

Norman pasando el polígrafo

Les queda un último escollo y es la insistencia de Romero en que pase el polígrafo. Norma recurre a Dylan, le cuenta lo que pasa y le pide que se vaya con ellos, que ha comprado billetes para que los tres huyan a Canadá, pero Dylan la convence de que se quede, que permita que Norman haga el polígrafo y que después decida. El viaje interno de Norman da un paso más cuando le vemos hacer la prueba del polígrafo y como una imaginaria Norma le convence de que no ha hecho nada malo y que no debe tener miedo al contestar. Norman supera la prueba, queda libre de sospecha y nos deja esa inquietante mirada de la que hablaba al principio.

Lo dicho, una temporada fascinante, con Norman muy cerca del Norman que sabemos que va a ser y una madre posesiva y extremadamente protectora que no parece tener intención de pedir ayuda profesional para su hijo… ¿cuándo empieza la tercera temporada?


¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: