Homeland, revisión cuarta temporada

ALERTA SPOILER: No continuar leyendo si aún no has visto completa la cuarta temporada de Homeland.

Parecía mentira cuando vimos a Brody colgando de aquella grúa, muchos dieron la serie por finalizada y desconfiaban de que pudiera sobreponerse de la desaparición de uno de sus protagonistas principales sin perder calidad. Es cierto que se cerró una etapa y es evidente que la serie ha cambiado, pero eso no la convierte en una mala propuesta, nos dio grandes momentos en el pasado y parece que los puede seguir dando en el futuro, ya que sigue manteniendo muy altos los niveles de tensión y suspense. Una temporada más y contra todo pronóstico, lo han conseguido.

The drone queen

La temporada se inicia en Kabul (Afganistán), unos seis meses después del final de la temporada anterior, donde Carrie (Claire Danes) es jefa de estación y se ha convertido en la reina de los drones (The drone queen) ya que no titubea a la hora de lanzar ataques sobre objetivos terroristas, haya o no civiles en las proximidades. Uno de esos ataques, en territorio pakistaní, termina con una matanza en una boda donde se encontraba el líder terrorista Haissam Haqqani, al que dan por muerto junto a otros tantos civiles (mujeres y niños incluidos). La subida de un vídeo de la explosión a YouTube donde pueden verse las víctimas civiles, las protestas que se organizan en Pakistán y la presión del Gobierno hacen que Carrie viaje a Islamabad para reunirse con la embajadora Martha Boyd (Laila Robins) y con el jefe de estación Sandy Bachman (Corey Stoll) para buscar respuestas. Carrie se reúne con Peter Quinn (Rupert Friend) y Sandy, pero su vehículo es asaltado y Sandy muere linchado sin que puedan hacer nada por impedirlo.

Corey Stoll es Sandy Bachman

Carrie y Quinn regresan a Washington donde ella es relegada de sus funciones, así que acude a ver a su hermana Maggie (Amy Hargreaves) que se está encargando de cuidar de la pequeña Frannie con la que Carrie no parece tener muchos vínculos emocionales y es que la niña es el vivo retrato de su padre. Carrie continúa intentando averiguar que pasó realmente en la muerte de Sandy y descubre que este compraba información a cambio de secretos de Estado y que el director de la CIA, Andrew Lockhart, lo sabía. Así que regresa a Islamabad como jefa de estación, dejando de nuevo a su hija con su hermana. Mientras, Quinn continúa traumatizado y está pensando en abandonar la agencia, aunque una visita al psicólogo desvela que, en el fondo, el mayor problema de Quinn es estar enamorado de Carrie.

Saul y Dar Adal

La trama se traslada por completo a Islamabad donde asistimos a todo un juego de deslealtades, traiciones, diplomacia y relaciones internacionales en las que se están involucrados la CIA, ambas embajadas, el servicio secreto pakistaní, su ejército y el propio Haqqani que había fingido su muerte para poder operar con mayor impunidad. Cada uno intentando defender su postura y, de paso, dejar en evidencia internacional al adversario. Carrie recluta a Aayan Ibrahim (Suraj Sharma), sobrino de Haqqani y responsable del vídeo de la boda y no dudará en mantener relaciones sexuales con él para conseguirlo. La Carrie de esta temporada ha sido la más sombría y pragmática que habíamos visto hasta ahora, sin tiempo para los remordimientos y más preocupada por las consecuencias políticas de sus actos que por los sentimientos y las personas. No me ha gustada nada ese acercamiento a Aayan, entiendo que decida hacer cualquier cosa por tirar de la única pista que tienen, pero me hace pensar si con Brody actuó igual en el pasado. No sé si lo suyo fue amor verdadero (sí es que eso existe), probablemente no, pero los dos eran demasiado parecidos, entendían muy bien las circunstancias del otro y se daban apoyo mutuo, no me gustaría pensar que tan sólo fue cumplimiento del deber.

Saul y Carrie

Por su parte Haqqani secuestra a Saul (Mandy Patinkin), que ahora trabaja en una empresa privada, y quiere intercambiarlo por prisioneros, toda la cadena de mando de su grupo terrorista. Carrie consigue traer de vuelta a Quinn, pero también se verá traicionada desde dentro de la embajada. El ritmo se vuelve frenético desde el episodio 5 (From A to B and back again), con varios giros argumentales, las dosis de acción y suspense habituales e infinidad de cliffhangers que nos dejaban sin aliento semana tras semana, hasta llegar al episodio 11 (Krieg nicht lieb). En medio grandes momentazos, como los delirios de Carrie hasta arriba de pastillas, con cameo de Damien Lewis incluido. La dramática (y frustrada) huida de Saul siguiendo las indicaciones telefónicas de Carrie, su negativa a ser intercambiado por prisioneros, el asalto de los talibanes a la embajada, la muerte de Fara Sherazi (Nazanin Boniadi), incluso la conversación en los calabozos entre la embajadora y el traidor de su marido.

Maggie, Frannie y Carrie

Como ya pasó en temporadas anteriores, después de tanta intensidad, el episodio final (Long time coming) es una especie de epílogo, con un cambio drástico de ritmo, donde vemos a los personajes poniendo en orden sus vidas. En el caso de Carrie, su hija, su hermana, el funeral de su padre, el reencuentro con su madre (¡vaya!, si también tiene madre) y un “nosabemosque” con Quinn. Para el pobre Quinn, un nuevo intento de dejar la agencia y jugar a las casitas con Carrie, ¿en serio?, no sé cuál de los dos me sorprende más en ese rol, si él o ella… Aunque puede que todo sea consecuencia del estrés post traumático, les veo como pareja, de hecho me he sentido un poco defraudada por cómo se ha resuelto la tensión sexual entre ellos, pero no los veo fuera de la agencia y viviendo como una tranquila familia yendo al parque con la niña. Pensándolo bien, quizá sea la manera de enfocar la serie desde otro ángulo, en cualquier caso tendremos que esperar para ver si eso sucede, pues Quinn ha interpretado la indecisión de Carrie como un no, parece no estar dispuesto a seguir esperando y ha preferido volver a la acción aceptando una peligrosa misión en Siria.

Rupert Friend y Claire DanesImágenes – © 2014 Showtime y Twentieth Century Fox Film Corporation. All rights reserved.

En cuanto a Saul, una aparente traición a Carrie y una extraña alianza con Dar Adal (al que vimos en compañía de Haqqani) para volver a ser director de la CIA. Ya hemos visto a Saul traicionando a Carrie anteriormente para luego descubrir que los dos nos estaban engañando, así que apuesto por una nueva artimaña suya. La temporada termina con un nuevo cliffhanger, Carrie conduciendo sin rumbo, asimilando todo lo que está pasando y un montón de tramas abiertas para la próxima entrega: ¿por qué ha vuelto su madre?, ¿qué pasará con Quinn?, ¿habrá traicionado Saul sus principios morales?…

Por mi parte se han cumplido las expectativas, Homeland goza de buena salud, sigue proporcionando entretenimiento inteligente y, lo más importante, no he echado de menos a Brody.


One response to “Homeland, revisión cuarta temporada

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: