True detective, revisión segunda temporada

El éxito de crítica y público de la primera temporada de True detective hizo que se esperara mucho de la segunda, pero al tratarse de una historia nueva con nuevos personajes y nuevas tramas parece que no ha gustado a los espectadores que, en general, se han sentido decepcionados, y la crítica que ha sido implacable. Personalmente he de decir que me ha gustado, como thiller policíaco es sólido y solvente y los actores han estado a la altura, quizás si el título de la serie hubiera sido otro, la respuesta del público también hubiera sido otra, pero eso nunca lo sabremos.

Esta temporada se desarrolla en California, en una ciudad ficticia llamada Vinci, donde Frank Semyon (Vince Vaughn), un mafioso local, está a punto de beneficiarse con la recalificación unos terrenos relacionados con el nuevo trazado del tren de alta velocidad. Con el dinero que consiga con la operación, Semyon piensa retirarse de los clubs, las chicas, las apuestas y las drogas para convertirse en un respetado empresario, siempre apoyado por su mujer Jordan (Kelly Reilly). Pero sus planes se complican cuando después de haberle entregado cinco millones de dólares a Ben Caspere, el Gerente de la ciudad de Vinci, este desaparece.

Vince Vaughn es Frank Semyon

Ray Velcoro (Colin Farrell) es el detective de la policía de Vinci encargado de investigar la desaparición de Caspere. Hace unos años, cuando Velcoro trabajaba para la policía de Los Ángeles su mujer fue violada, algo que marcó su matrimonio pues tiempo después nació su único hijo, un niño pelirrojo que no se parece a ninguno de sus padres, pero al que Velcoro quiere con vehemencia desde el primer momento y lucha por mantener su custodia. Su ex mujer considera que Velcoro es una mala influencia pues se ha refugiado en la bebida y las drogas y pierde los nervios con facilidad.

Paul Woodrugh (Taylor Kitsch) pertenece a la Patrulla de Caminos de California, es un veterano de guerra traumatizado por sus vivencias en Iraq e incapaz de asumir su verdadera orientación sexual. Por casualidad, una noche descubre el cuerpo de Caspere en una zona de descanso de la autopista. Hasta allí llega Velcoro, como encargado de la investigación de la desaparición, y Antigone Bezzerides (Rachel McAdams) detective de la Oficina del Sheriff de Ventura, condado en el que ha aparecido el cuerpo. Para evitar conflictos con la jurisdicción, las tres administraciones deciden constituir un equipo en el que los tres policías se encarguen de investigar que le ha pasado a Caspere desde que desapareció y quien es el responsable de su muerte. Aunque los superiores de Woodrugh pretenden usar la investigaciones para recabar pruebas de la corrupción en Vinci, algo parecido a las órdenes que recibe Bezzerides, mientras que Velcoro es presionado para encubrir todo lo relacionado con los chanchullos en los que estaba involucrado Caspere y que pueden salpicar a las altas instituciones de la ciudad.

Rachel McAdams y Taylor Kitsch

Ocho intensos episodios con esa estética tan característica que Nic Pizzolatto imprime a la serie: tomas aéreas, carreteras interminables, una atmósfera enrarecida, personajes que arrastran sus propios conflictos, la belleza de lo decadente y escenas muy potentes y llenas de fuerza. Aquí habría que destacar que todos y cada uno de los episodios termina con un cliffhanger que os dejará completamente conmocionados y con ganas de más. Los diálogos vuelven a cobrar mucho protagonismo siendo trascendentales en muchos momentos, aunque también es verdad que a veces cuesta seguir la trama y los por menores de la investigación, con tantos nombres y tantos cargos políticos distintos. Pero tranquilos, según avanza la investigación y vamos conociendo más detalles el puzle cobra forma hasta llegar al inesperado desenlace.

A falta de un personaje tan fascinante como el interpretado por Matthew McConaughey en la primera temporada tenemos al corrupto policía interpretado por Colin Farrell, un tipo torturado por los errores del pasado que se aferra a su hijo como si no tuviera nada más en la vida. Me ha gustado mucho su trabajo este tipo de perdedores se le dan bien a Farrell. También muy satisfactorio el trabajo de Rachel McAdams, una mujer moviéndose en un mundo de hombres que termina actuando como lo haría un hombre. Algo menos de presencia para Taylor Kitsch, el tercer investigador asignado al caso y muy sorprendente la participación de Vince Vaughn demostrando que no sólo de comedia vive el actor.

Colin Farrell y Rachel McAdams Imágenes © HBO.

Destacar en papeles secundarios la participación de Lolita Davidovich como una antigua bailarina de striptease y madre del patrullero Woodrugh. El tiempo pasa para todos y la que fuera mito erótico en los 90 ahora interpreta papeles de madre, eso sí, no ha perdido un ápice de su atractivo. El siempre eficaz David Morse da vida al padre de Bezzerides, un antiguo hippie que dirige un grupo espiritual del que es gurú. La actriz Emily Rios a la que también hemos visto en Breaking badThe bridge, interpreta a la hija del alcalde Chessani. Me ha resultado muy simpático reconocer a CS Lee, el compañero forense de Dexter, como el Fiscal General de California aunque creo recordar que no tiene una sola línea de diálogo.

Personalmente me ha parecido una trama interesante con unos personajes oscuros y fascinantes que es mejor disfrutar olvidándose del título y de la temporada anterior. Una excelente primera temporada que quizá, solo quizá, fue excesivamente sobrevalorada algo que ha contribuido al menor éxito de la segunda, que por sí sola tiene calidad más que suficiente.


¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: