Homeland, revisión quinta temporada

ATENCIÓN SPOILER. Se recomienda no seguir adelante sin haber visto antes la quinta temporada de Homeland completa, ya que contiene detalles concretos de la trama.

Hace tiempo que Homeland poco tiene que ver con lo que nos ofrecieron en las primeras temporadas, después de la muerte de Brody la serie ha sabido evolucionar sin perder su seña de identidad como thriller político de espionaje, continúa lleno de acción real y creíble y mantiene muy altas las dosis de tensión y suspense. Lo que nadie puede negar es que las tramas están pegadas a la actualidad y que la línea que separa la realidad de la ficción es muy difusa, algo que ha quedado patente con esta quinta temporada en la que Carrie (Claire Danes) ha tenido que hacer frente a un grupo terrorista que preparaba un atentado en una capital europea, además de tratar otros temas tristemente actuales como son el terrorismo islámico, la crisis de refugiados en Europa o el tiroteo en la revista Charlie Hebdo.

Alexander Fehling y Claire Danes son Jonas y Carrie

Esta nueva temporada arranca dos años después de la temporada anterior, Carrie Mathison está fuera de la CIA, ahora trabaja para una fundación filantrópica en Berlín como jefa de seguridad, mantiene una relación estable con Jonas Hollander (Alexander Fehling), un abogado que también trabaja para la fundación, y tiene a su hija con ella. Carrie está organizando una visita de Otto Düring (Sebastian Koch), su jefe, a un campo de refugiados en Líbano y aunque piensa que no es el mejor momento para viajar, consigue que un comandante de Hezbolá se comprometa a respetar una tregua. Aun así alguien intenta asesinar a su jefe, aunque Carrie y sus hombres consiguen evitarlo. Toda la comitiva viaja de regreso a Alemania, menos Carrie que se queda en el Líbano intentando descubrir quién está detrás de la agresión.

Dos piratas informáticos anti-yihadista acceden por accidente a los servidores de la CIA y se descargan una serie de documentos secretos sobre la colaboración de la CIA con el BND (agencia de inteligencia alemana). Saul Berenson (Mandy Patinkin) llega a Berlín para encargarse de la filtración y las repercusiones que puedan tener los documentos en sus agentes. Aunque también tendrá que lidiar con Allison Car (Miranda Otto), la jefa de estación en Berlín, que está intentando que la responsabilidad de la filtración recaiga sobre Saul y no sobre ella. Por su parte Quinn (Rupert Friend) ha regresado de su misión secreta en Siria y Saul le asigna una nueva tarea que realizara de forma secreta y sin que nadie lo pueda relacionar con la agencia, debe eliminar a personas sospechosas de terrorismo en Berlín.

Miranda Otto y Mandy Patinkin son Allison y Saul

Carrie descubre que el objetivo en el campo de refugiados no era su jefe, sino ella misma, así que regresa a casa y envía a su hija a Estados Unidos con su hermana para ponerla a salvo mientras descubre quien quiere matarla. Se refugia en un piso franco y deja de tomar su medicación para poder trabajar con más libertad. Quinn descubre que su próximo objetivo es Carrie, así que se las ingenia para poder localizarla, para nuestra tranquilidad, tan sólo pretender fingir su muerte para que ella pueda encontrar a quienes la quieren muerta. Quinn es tiroteado y termina mal herido cuando acude a la oficina de correos donde recoge las instrucciones sobre sus objetivos y deja las pruebas de que han muerto. Carrie pide ayuda a Jonas para curar a Quinn, lo que provoca discrepancias entre los tres pues Jonas quiere llevarlo al hospital, poner todo en manos de las autoridades y que Carrie regresa a casa, mientras que ella y Quinn prefieren mantener lo sucedido en secreto para no desvelar que ella sigue viva. Quinn termina por marcharse solo y todavía herido.

Así las cosas llegamos al episodio 5×05 (Better call Saul) en el que todas las piezas empiezan a encajar y empezamos a ver algo claro lo que está pasando. Carrie llega a la conclusión de que el SVR (servicio de inteligencia rusa) es quien quiere matarla para que no descubra algo que aparece en los documentos filtrados. Anteriormente hemos sabido que Allison es un agente doble y trabaja para los rusos y fue ella quien consiguió que el nombre de Carrie apareciera en la lista de objetivos de Quinn, algo que Saul desconocía. Por cierto, que el doble juego de Allison no es solo con la agencia, también lo tiene con Saul en un plano personal pues mantiene una relación sentimental con él mientras intenta dar la vuelta a todos los acontecimientos para esquivar las sospechas y hacer que él parezca culpable.

Claire Danes y Sebastian Koch son Carrie y Otto

Quinn intenta suicidarse, pero recibe la ayuda de un tipo que se lo lleva a su casa y le cuidará hasta que se recupera de sus heridas. Se trata de Hussein (Mehdi Nebbou) un refugiado sirio que es médico y que vive en un edificio ocupado donde también está refugiado Hájik Zayd (Jarreth Merz), el líder de un grupo yihadista, y una docena de sus hombres que acaban de quedar libres gracias a las denuncias de violación de derechos de la periodista Laura Sutton (Sarah Sokolovic) que también colabora con la Fundación. Zayd desconfía de Quinn pues piensa que es de la CIA, aunque en una discusión Quinn termina matándole, convenciendo al grupo de que tan sólo es un mercenario. Con esto el grupo no se disgrega, ahora se hace con el liderato Bibi (René Ifrah), sobrino de Abu Al-qaduli un objetivo de la CIA. Con la intención de acercarse a él, Quinn termina guiando al grupo a Siria a través de la frontera con Turquía, antes de emprender el viaje tiene tiempo de informar a Dar Adal (F. Murray Abraham) de sus planes. Pero el grupo no llega a la frontera, hacen una parada técnica en Kosovo que en realidad es para cargar unos bidones con armas químicas que resultan ser gas sarín, Quinn termina inconsciente y esposado de regreso a Berlín con el grupo.

El plan de Allison va saliendo bien y todo el mundo en la agencia cree que Saul es un agente doble, así que recurre a la ayuda de sus amigos del Mossad. Carrie consigue averiguar que había en los documentos filtrados y eso le lleva a descubrir que Allison es el topo, como muy bien se temía Allison, por suerte para ella Saul no cree que las conclusiones de Carrie sean ciertas, o no quiere creerlo. Aun así Saul la tiende una trampa y ella intenta desertar. Pero todo esto queda en un segundo plano cuando el grupo yihadista usa a Quinn como sujeto de prueba con el gas, para difundir un vídeo en el que advierten de un atentado inminente.

Carrie y Saul

Los dos últimos episodios son frenéticos, todos se movilizan para encontrar a Quinn y a los terroristas, aunque las motivaciones de cada uno son distintas. Sorprende descubrir que los rusos ven bien que el atentado se produzca, pues consideran que será la excusa para que los países occidentales se movilicen contra Siria. Allison hace creer a todos que el atentado será en el aeropuerto y todos los efectivos se despliegan allí, pero el objetivo de los terroristas es el metro. Carrie consigue encontrar a Quinn en muy mal estado, en el hospital poco pueden hacer por él. Investigando el lugar donde le encuentran, Carrie descubre mucha documentación y planos del metro de Berlín, lo que le hace sospechar que el lugar del atentado es el metro, pero Saul no da mucha importancia a esa información pues están muy ocupados desalojando el aeropuerto.

Cuando Allison huye del hospital Saul se da cuenta de que realmente ella era el topo (a buenas horas, querido). Por suerte, Carrie sigue confiando más en su instinto que en lo que la dicen y va a la estación que aparecía en los planos, consiguiendo evitar que los terroristas distribuyan el gas por los conductos de ventilación. La CIA intercepta el vehículo en el que Allison huye a Rusia y todos mueren tiroteados. Saul ofrece de nuevo a Carrie un puesto en la CIA, pero ella lo rechaza. En cuanto a Quinn, lleva varios días sin indicios de recuperación en su estado, Carrie entra en la habitación del hospital y después de leer una carta que él escribió se intuye que va ha hacer algo para que no sufra más. Es de suponer que le ayuda a morir, aunque prefiero pensar que no, la próxima temporada lo sabremos.

Quinn y CarrieImágenes © 2015 Showtime Networks, Inc., a CBS Company.

En fin lo dicho, una temporada interesante, con una trama tan inteligente como (casi) siempre, muy tensa y, sobre todo, pegada a la actualidad. Tristemente, la emisión de esta quinta temporada coincidió con los atentados en París de noviembre de 2015. Supongo que sus creadores, Howard Gordon y Alex Gansa, hubieran preferido menos parecido con la realidad. Fox ha renovada la serie para una sexta temporada que, parece ser, se desarrollará en Nueva York, esperemos que siga siendo tan buena.


¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: