A propósito de Pokémon Go

Hace apenas dos semanas que Pokémon Go está disponible en Play Store para usuarios españoles, después de arrasar en Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos, los primeros lugares en estar operativa. A estas alturas supongo que habrá una estatua de bronce a la entrada de las oficinas de Niantic en honor de la persona a quien se le ocurrió adaptar un juego para niños que triunfó en los años 90 para su uso en teléfonos inteligentes. Y es que Pokémon Go se ha convertido en el juego más popular para su uso en smartphones, récord absoluto de descargas y un auténtico fenómeno cultural y social del que todo el mundo habla, tanto a favor como en contra.

Quizás este todo algo sobre dimensionado y se está creando una burbuja que tarde o temprano estallará, Pokémon Go es un juego, tan sólo eso, y lo dice una persona que estaba deseando que saliera en España, se lo instaló la misma mañana que estuvo disponible y juega casi a diario. Pero no deja de ser un simple juego, ni más ni menos, una forma de entretenerse como otra cualquiera, que no hace daño a nadie. Jugar es divertido, sales a pasear, te reencuentras con amigos del barrio que hace tiempo no veías y ya no da tanta pereza sacar a pasear al perro o bajar la basura porque puedes aprovechar para pasar por la “pokeparada” que hay en la esquina. Ahora bien, como tantas otras cosas en esta vida, el peligro viene cuando haces un mal uso de ello.

Logo © Niantic.

Yo no necesito que en las Noticias me digan que no debo jugar mientras conduzco, que tengo que mirar a la carretera cuando cruzo o que debo respetar la propiedad privada, es obvio que hay que hacerlo. Algo parecido sucedió cuando las aplicaciones de mensajería instantánea empezaron a usarse de forma generalizada, la gente caminaba mirando el teléfono, en lugar de lo que sucede a su alrededor y más de uno sufrió las consecuencias. También con la obsesión que tienen algunos por hacerse fotos en todas partes y a todas horas, alguno que otro pagó un alto precio por la dichosa foto. No deberíamos echar la culpa a los teléfonos inteligentes, ni a la aplicación de mensajería, a la cámara de fotos o las redes sociales, la culpa (como siempre) es del mal uso que hacemos de ellas y de la estupidez humana que no tiene límites.

¿Os habéis fijado en la media de edad de los jugadores? yo diría que no son niños y es que la nostalgia es uno de los factores que más han contribuido a su éxito. Mi hijo nació a finales de los años 90, creció viendo dibujos animados de Pokémon, jugando con su Game Boy primero y con la Nintendo DS después y yo compartía esos ratos con él, ¿a alguien le extraña que una década después hayamos sucumbido al fenómeno Pokémon Go?

Así que pongamos sensatez en todo esto, Pokémon Go es un juego divertido que ha sabido encontrar su público, dejemos que cada uno se divierta como considere oportuno mientras no haga daño a nadie.


¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: