Sala Junior de Yelmo Cines

En verano pasado, Yelmo Cines inauguró en Madrid una sala especialmente diseñada para ir con niños, la primera de Europa. Tan sólo los cines ubicados en los centros comerciales Islazul y TresAguas poseen una de estas Sala Junior que combina butacas tradicionales con tumbonas, pufs y cojines, además de tener una zona habilitada para juegos con parque de bolas, zona de escalada y un enorme tobogán que recorre todo el lateral de la sala.

A la sala solo pueden acudir adultos si van acompañados de un menor de trece años, así que no había tenido oportunidad de asistir hasta ahora. Gracias a una promoción especial para clientes de la tarjeta Yelmo puede asistir al preestreno de la película El bebé jefazo en la Sala Junior de TresAguas y la experiencia ha sido de lo más curiosa. Cuando llegamos estaba la sala a mitad de su capacidad y los espacios para juegos estaban llenos de niños, sobre todo el tobogán (una pena no tener diez años para poderlo probar). Había un par de empleados del cine pendientes de que los niños respeten las normas y carteles por todas partes con dichas normas. Las típicas para este tipo de espacios, que los padres supervisen a sus hijos, que hay que entrar con calcetines, la altura máxima y mínima, etc.

Contra todo pronóstico, la proyección trascurrió sin ningún incidente para ser una sala llena de niños. Esperaba más ruido, niños preguntones o llorones y esas cosas tan molestas que pasan en las salas convencionales, así que muy bien. A mitad de la proyección hicieron una parón de unos quince minutos, en el que está permitido usar de nuevo la zona de juegos. Esta fue la única parte que no me gustó, se supone que es una sala de cine y lo que debe primar (a mi humilde entender) es la experiencia cinematográfica.

No estamos en el salón de casa, aquí la experiencia tiene que ser distinta, debemos educar a las nuevas generaciones en el placer de una sala oscura: el espectador, sus palomitas y una historia que consiga emocionarle (más o menos). Introducirnos de lleno en la historia que estamos viendo, disfrutarla y vivirla a fondo, y eso resulta difícil si paras quince minutos a mitad de proyección. ¡Vamos!, que no se trata de Ben-Hur, que es una película de animación que dura hora y media, si no son capaces de aguantar mal vamos. De las cosas que guardo con más cariño de mi infancia son las matinales de cine los domingos a las que me llevaba mi padre, veíamos dos películas (clásicos Disney, Tarzán, Sandokán…) y era una delicia.

Tumbonas Sala Junior

En cuanto a los asientos hay una zona reservada para silla de ruedas, en primera fila como en la mayoría de las salas tradicionales. Junto a ellas están las tumbonas que probamos al irnos y me parecieron las más cómodas con diferencia. Son individuales y estás prácticamente tumbado, lo malo es que están en primera fila y a mí no me gusta. Detrás hay dos filas con cojines que son dobles, es decir para compartir, también son bastante cómodos. Lo siguiente son otras dos filas con los pufs que también son para compartir. Nosotros nos sentamos en esta zona y he de decir que son los menos cómodos pues no eran muy ergonómicos, aun así vimos la película de lujo. Más arriba hay unas seis filas de butacas convencionales que ocuparon varios padres solos mientras la madre/esposa estaba en la zona de cojines o pufs con el hijo. La verdad es que las familias de tres miembros lo tienen complicado para estar juntos.

Pufs Sala Junior

Cojines Sala Junior

Entre los pufs y los cojines hay una separación acolchada que tiene un hueco para poner la bebida. Aquí habría que decirles a los diseñadores de la sala que debería haber dos huecos, si yo dejo mi bebida, ¿dónde deja la suya la persona que está al otro lado y que no conozco de nada? Mi hijo decía que hay que ocupar el hueco de la derecha, pero yo a la derecha le tenía a él (el asiento es compartido) si dejo mi bebida a mi derecha ocupo el hueco de la bebida de mi acompañante y tengo que pasar mi brazo y medio cuerpo por delante de él cada vez que quiera beber. Eso sin contar que entonces dejo a mi acompañante sin hueco para su bebida. Opté por dejarlo a mi izquierda y hacerme la loca.

Dejando aparte estos pequeños detalles, resultó ser una experiencia divertida y satisfactoria, muy recomendable para ver cine en familia. Os dejo con algunas fotos más de la Sala Junior:

Sala Junior de Yelmo Cines

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: